Fue hace más de 100 años, en el estado de Minas Gerais que los inmigrantes italianos Mário y Isaíra Silvestrini produjeron el primer requesón cremoso de Brasil. De una receta de familia, la pareja fundó Laticínios Catupiry®, un sueño que se transformó en realidad en noviembre de 1911, en el balneario hidromineral de Lambari.
Era en esa pequeña fábrica de Minas Gerais que Mário y Isaíra Silvestrini produjeron el requesón casi artesanalmente. Después de listo, cada requesón era envuelto en papel celofán y cuidadosamente colocado uno a uno en pequeñas cajas de madera. Lo que ellos no se imaginaban es que el requesón de consistencia cremosa, sin embargo firme, y las cajas redondas de madera producidas a mano vendrían a tornarse verdaderos íconos

Productos

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Contáctenos